Ozono Drinks

"OTRONIA", LA BODEGA MAS AUSTRAL DEL PLANETA VINO

23/01/2020 Martín Ignacio Gil
"OTRONIA", LA BODEGA MAS AUSTRAL DEL PLANETA VINO

A medida que avanza la vitivinicultura mundial, con ella nuevas zonas de producción van surgiendo hasta en los puntos más extremos del globo, y en los que ni el más aventurero Ingeniero Agronómo o Enólogo alguna vez se haya imaginado. Uno de los ejemplos es el de la flamante bodega Otronia, ubicada al centro sur de la provincia de Chubut, en Argentina, que dió origen a una nueva región de viticultura, y además se convirtió en el establecimiento más austral de la tierra en que se produce vino. Por eso de la mano de su enólogo principal, Juan Pablo Murgia y de su Director Comercial, Máximo Rocca, presentaron la semana pasada en Ozono Tienda de Vinos, los primeros cuatro vinos de la cosecha 2017.




UBICACIÓN




La bodega se ubica al sur de la provincia de Chubut, en la localidad de Sarmiento, entre dos lagos, uno llamado Musters y el otro, Colihuape, que básicamente es un afluente del primero, y era llamado lago "Otrón" por los antiguos pobladores, de ahí el nombre de la bodega, Otronia. Por otro lado, Musters, fue un explorador inglés que recorrió toda la Patagonia, y por eso hoy le dio su nombre a dicho espejo de agua. Del Océano Atlántico están a 120 km en línea recta, a 200km por el oeste están de la Cordillera de los Andes, y de la provincia de Santa Cruz, a 50km. Otronia se encuentra en la región más fría del país con temperaturas de hasta 20°C bajo cero en invierno. Las heladas se mantienen durante todo el año, incluso durante el ciclo vegetativo, etapa donde las
amplitudes térmicas son muy extremas. Las temperaturas promedio a lo largo del año son entre 3°C y 4°C menores, por ejemplo, respecto del Valle del Uco. Este es un factor que caracteriza a la región favoreciendo la gran intensidad aromática, muy buena acidez, frescura y pureza de los vinos.


EL PROYECTO




El Director Comercial de la bodega, Máximo Rocca comentó que "este proyecto pertenece a la familia Bulgheroni, y empezaron en el mundo del vino en el 2008/2009 en Garzón, Uruguay y además tienen otras bodegas en Mendoza. Entonces ellos tenían el campo en el que habían desarrollaron una plantación de cerezas muy interesante. En el 2010 decidieron hacer una prueba, ya que el lugar era totalmente distinto, con un suelo espectacular y condiciones muy extremas. Realmente era un gran desafío, con un montón de dificultades que hemos tenido que sortear, y que una vez superadas se transforman en grandes beneficios, principalmente las temperaturas, dado que probablemente sea la zona vitivinícola más fría de Argentina, y los vientos, que lo hacen un lugar con un nivel de pureza y naturalidad increíble. Porque más allá que sea un viñedo orgánico, lo que buscamos es un manejo natural, de poca intervención, de mucha coexistencia con el ambiente, es decir, realmente son vinos de lugar, no son vinos de enólogos o de bodega, son de terroir. Además la zona tiene un carácter único, empezando con que es el viñedo más al sur del mundo, ya que estamos en el paralelo 45º".


Por su parte, el enólogo Juan Pablo Murgia explicó: "De las 70 hectáreas que hay en toda la provincia, el proyecto tiene 50. Y nos va a terminar dando un volumen muy interesante para poder mostrar los vinos en muchos lugares del mundo. Todas las hectáreas están plantadas en distintas etapas, y hoy debe estar produciendo alrededor del 40% de la capacidad. Una vez controladas las condiciones, tanto la temperatura como el viento son muy beneficiosas, porque los vinos de zonas frías siempre terminan dando una expresión muy intensa y acentúa las características del lugar, la frescura y la intensidad, y los vientos que hacen que sea muy natural y muy sano. Es una estepa desértica, que no llueven más de 200ml, menos que Mendoza, pero es un desierto plano, bajo de 250msnm. Hacer viticultura con noches frías realmente después te termina dando unos resultados impresionantes de acidez y de una expresión aromática fenomenal". 


LOS VIÑEDOS




"El viñedo se empezó a plantar en el 2011, son dos grandes bloques, que los patagónicos normalmente lo llaman chacras, asimismo están subdivididas cada una en unos 20 bloques, de acuerdo al estudio que se hizo del suelo mediante distintas técnicas para entender un poco su estructura. En función de eso terminamos sectorizando por tipo de suelo e hicimos un porta injerto específico para cada bloque. Mayormente tenemos plantados pinot noir y chardonnay, después gewurstraminer, pinot Gris, hay algo de merlot y malbec. Y se eligieron esas variedades también porque son las que mejor se adaptan a esas temperaturas.  En cuanto al riego cada cuartel está diferenciado y se maneja como un micro bloque, es decir, terminamos teniendo 40 lotes que se vinifícan por separado y así nacen los cuatro productos. Básicamente estamos cosechando en una ventana entre el 10 y el 20 de marzo, y si lo comparamos con Mendoza o Valle de Uco, estamos unos 15 a 20 días retrasados.

La producción total de la primera cosecha fue de 40000 botellas entre todas las líneas y la idea es llegar a las 200000 en algún momento.

Hoy hay 17 productores en la provincia que no llegan a 70 hectáreas en total, comparando con cualquier bodega del este de Mendoza que en su totalidad posee esa cantidad, acá estamos hablando que toda una provincia tiene esas hectáreas. Lo que muestra lo nuevo que es, una provincia que comenzó a explorarse no hace más de diez años, probablemente el viñedo más viejo sea el nuestro, con algún otro proyecto más del norte de Chubut, pero estamos hablando del 2010 o 2011", describió Murgia.
Y agregó que "el método de conducción es espaldero, no hacemos un manejo diferencial y además usamos telas interpilares en los cuarteles que reciben más impacto de viento por donde están localizados, en lo que tienen menos efecto, intercaladas cada cuatro o cinco hileras, pero entre bloques hay una segunda estructura de telas más grande de hasta cinco metros".


EL CLIMA




Hay dos características en el clima que son muy exigentes, por un lado el viento y por otro, son las heladas, que están todo el año e incluso en la etapa vegetativa, y lo que hace la bodega para combatirla, tiene unos aspersores que cuando se enciende la alarma de que está llegando la temperatura a 0 grados que es cuando la planta se muere, inicia a los aspersores que comienzan a regar las plantas, entonces comienzan a hacerse capas de hielo, que lo que hacen es que la planta adentro este por encima de los 0 grados, y afuera puede haber -5 o -6 grados y de esta manera está protegida, y lo más interesante de esto, es que cuando se derrite el hielo, las plantas vuelven a tener ese verdor como si nada hubiese pasado. Hay días que el viento los complica un poco porque puede llegar a ser de 100km, por eso tuvieron que desarrollar todo un sistema de contención con álamos y telas.


LOS SUELOS




El enólogo Juan Pablo Murgia señalo: "Tenemos diferentes sistemas en los distintos bloques, hay zonas muy arenosas, porque la arena generalmente es el factor más común. Hay zonas que son de origen eólico, que han sido formadas por arrastre de material por el viento, después hay una que tienen formación rocosa de la ladera, mucha roca fragmentada de diferentes tamaños. Después tenemos arcillas, en algunos lugares un poco mixtos y en otros súper arcillosas que salen unos pinot noir espectaculares, realmente es bien variado".


LOS VINOS


45º RUGIENTES CORTE DE BLANCAS 2017 ($1800)




"Este vino es una base de gewurstraminer con un poco más del 60% y el resto es pinot gris y chardonnay. La mayoría del viñedo es pinot noir y chardonnay y la razón es que cuando se plantó pensamos en un proyecto de espumantes, además de vinos tranquilos, por las temperaturas bajas.

El gewurstraminer pertenece a las variedades aromáticas terpenicas, como el moscatel, como la torrontés, que cuando encuentran una zona fría terminan desarrollando un carácter súper elegante y fino, manteniendo esas notas florales de rosa y jazmín, y al mismo tiempo es bien punzante, y el pinot gris también le aporta acidez, y el chardonnay termina un poco redondeando la estructura del vino. 

A nivel enológico tiene una intervención muy básica, los viñedos son orgánicos, hacemos muy poquito en la bodega, prensamos y descubamos lo más limpio posible, fermentación espontanea con levaduras nativas, no corregimos acidez porque no necesitamos, porque en estos vinos tratamos de mantener el carácter y la expresión del lugar. Y el nombre es bastante elocuente, 45º 33 minutos, es la latitud sur donde estamos geolocalizados y Rugientes, es un vocablo que viene de la aviación y de la náutica principalmente del siglo XVIII que clasificaban las costas con estos nombres, rugientes, aulladores y bramadores, dependiendo de la latitud, entonces a los 45º de latitud en el océano Atlántico esas mareas se las llamaban los Rugientes.

En la bodega tenemos poquitos tanques de acero inoxidable, mucha pileta y huevo de hormigón y la crianza la hacemos en toneles y foudres de roble francés de primero o segundo uso de 2000, 2500 y 5000 litros. Este vino está 100% criado en madera, aunque no parezca", afirmó el enólogo.


45º RUGIENTES PINOT NOIR 2017 ($1800)




Juan Pablo Murgia explicó que "este vino también es un corte pero de pinot noir, básicamente de estos 40 bloques vinificamos todo lo que podemos por separado, pero al final de la cosecha nos encontramos con un abanico diverso, clasificamos, y algunos volúmenes los asociamos, como el corte de blancas, y en este caso, unimos pinot noir de diferentes bloques, de distintos suelos y clones. Al final por degustación terminamos armando este corte que es un 100% pinot noir. En cuanto a la enología es muy parecida al vino anterior sumado a algunas técnicas específicas de pinot, pero también, muy poca intervención, una maceración muy suave y no más de diez días de contacto y dejar que el viñedo hable sólo. Por eso es un típico pinot de zona fría, bien frutal, fresco. Si bien el estilo no es tanto del nuevo mundo, como uno de Nueva Zelanda, o Sudafricano, a pesar que tiene buena fruta, es un vino que tiene varias capas de complejidad y un poquito de mineralidad".


OTRONIA I PINOT NOIR 2017 ($4500)




"Este vino es de un bloque, de la Chacra 22 Lote 1. Este pinot noir es más voluminoso respecto al anterior. Fue una selección, porque el bloque número uno se plantó pesando en espumante, este es un clon champagnero, se hizo base porque dijimos, vamos a hacer un poco de vino de ese cuartel, y fue el mejor, el más expresivo y el que más me gustó" reconoció Murgia.  


OTRONIA III Y VI CHARDONNAY 2017 ($4500)



"Seguimos en la serie bloques, en este caso es un chardonnay que es un corte de dos bloques, del 3 y del 6 de la primera chacra, la original, de los viñedos más viejos. Esto viene de los suelos más arenoarcilloso, donde hay poca roca. Pero realmente nos están dando unos resultados espectaculares, 2017, 18 y seguramente 19 se repita este blend de bloques. La crianza es en toneles unos 18 a 19 meses. Este perfil de chardonnay sí que es nuevo en la Argentina, súper floral, fruta blanca, muy interesante", comentó su creador.


45º RUGIENTES CORTE DE BLANCAS 2018 (MUESTRA DE TANQUE)