Ozono Drinks

"SUPERUCO HISTÓRICA"

06/04/2020 Martín Ignacio Gil
"SUPERUCO HISTÓRICA"


"Superuco es una búsqueda constante por pulir, cada vez con más precisión, el arte de hacer vinos. Nuestras vides provienen de tres microterruños del Valle de Uco, de tierras austeras y con gran altitud que expresan con la mejor fidelidad las cualidades del lugar. Ellos son Gualtallary, en tupungato; Altamira, en San Carlos; y Los Chacayes, en Tunuyán que forman la hermandad perfecta entre los 1.100 y 1.400mts. de altura sobre el nivel del mar", ésta es la introducción que desde la web te recibe para comenzar a navegarla, por eso creo que también era la mejor forma de comenzar esta nota sobre la degustación histórica que organizó Ozono Tienda de Vinos en que la se recorrió y probó toda la línea SuperUco, incluyendo algunas verticales.



LA BODEGA


Pero antes de hablar de los vinos, primero vamos a comentar que la bodega SuperUco fue creada por los hermanos Matías, Juan Pablo, Gerardo y Gabriel Michelini junto al empresario Daniel Sanmartino que explican: "El Valle de Uco es cautivante en todos los sentidos. Su imponente paisaje con sus caminos y sus rutas cordilleranas, deja entrever miles de historias; su cultura, amiga del vino, su quietud y la calidez de su gente, demuestran que cada día en Valle de Uco vale más que cien en cualquier lugar. En ese marco único se encuentra la materialización de nuestro sueño máximo: la bodega Superuco, un emprendimiento de dos hectáreas completamente biodinámico. como en la naturaleza no existen vértices ni líneas rectas, sino que todo tiende a formar círculos, decidimos concebir un diseño de forma circular; desde la plantación de los viñedos y la huerta orgánica familiar, hasta los corrales de los animales.

Incluso la bodega es un octógono justo en el medio de la finca, en el círculo principal, que está unido a otros tres por senderos, al igual que nuestras propias vidas, siempre íntimamente relacionadas. Sí en la naturaleza el círculo es sinónimo de perfección, el octógono es la figura geométrica más parecida al círculo:

El camino a la perfección".



 


EL TERRUÑO


"Hicimos una larga selección de las zonas y elegimos a las que interpretamos como las más telúricas y viscerales. Tres microterruños muy pequeños, las tierras mas austeras, las de mayor altitud y las que expresan con mayor fidelidad las cualidades de esta tierra. Ellos son Gualtallary, en Tupungato; Los Chacayes, en Tunuyán y Altamira en San Carlos. Tres valles salvajes desérticos, que se desperezan como paraísos naturales en la precordillera de los andes, donde cosechamos uvas que crecen sobre las montañas. Son zonas de suelos aluviales y coluviales, formados por la erosión de la cordillera hace millones de años, sin materia orgánica, donde las raíces crecen abrazadas a las rocas, de las que toman los nutrientes y su carácter único. Aquí se evidencia una clara influencia de la tiza, un descriptor que es medular en la identidad de los vinos de esta zona. Allí las lluvias son escasas, pero las nevadas invernales proporcionan el agua que baja de las montañas a regar las plantas".





ALTAMIRA


En el Sur del Valle de Uco se encuentra la zona productora de uvas más cercana a la Cordillera. La clave aquí es que mientras más próximos a los Andes se encuentren, los suelos serán  mas pobres, formados por aluviones y coluviones que bajaron de las montañas y las viñas que allí se desarrollan reservan su escaso vigor para dar un rendimiento moderado, cuyas uvas son mucho más concentradas que en otras zonas de Mendoza. Entera, la zona de Altamira ofrece un clima ideal para el cultivo de la vid y cuenta con parcelas de viñedos que gozan de un alto contenido de carbonato de calcio que es absorbido por su sistema radicular.


GUALTALLARY


Por la inclinación que presenta de Oeste a Este, por las noches frías y los días templados, por la gran amplitud térmica, por sus suelos calcáreos y pedregosos, entendemos a Gualtallary como uno de los más privilegiados terruños que hay en el Valle de Uco. Además es la zona vitícola más alta de Mendoza con viñedos que crecen entre los 1200 y 1700 metros sobre el nivel del mar. El valor diferencial de las plantas que crecen en estas tierras está dado porque fue justo allí, durante los aluviones y coluviones, que el calcio que arrastraba el agua de lluvia se solidificó en el suelo; calcios milenarios que aportan carácter, nervio y tensión a los vinos. Los tintos y blancos de Gualtallary tienen mucho que decir sobre la tierra, reflejan pura y exclusivamente el carácter calcáreo, extremo y tan singular de este suelo.


LOS CHACAYES


Esta finca situada en Vista Flores, en la parte alta del Valle de Uco,  emerge junto a un río que ha ido lavando las rocas pequeñas, redondas, ya modeladas por el tiempo y por el cause del agua. Fiel reflejo de eso es el vino que nace de las uvas que allí crecen. Hay dos factores que inciden sustancialmente en sus uvas y en los vinos que se elaboran a partir de ellas: la altura y el carácter pedregoso de la tierra. Al estar ubicado a 1200 metros sobre el nivel del mar, las plantas tienen noches frescas, en algunos casos muy frías y días de mucho sol y temperaturas muy elevadas, lo que hace que las uvas engrosen su piel otorgandole al fruto mayor intensidad en sus colores y sabores. Paralelamente, las raíces de los viñedos crecen apretadas entre las piedras pintadas de cal y tiza que le otorgan a los vinos un carácter mineral único en la provincia.



LOS VINOS


El sommelier Martín Buonsante comenzó la degustación comentando que "vamos a seguir un poco la historia de la bodega a través de sus vinos y en forma vertical. El nombre esta inspirados de los Super Toscanos, por eso se llama SuperUco, porque la bodega esta en el Valle de Uco".



SUPERUCO GUALTA 2011($5200), 2012, 2013 ($4800)




Martín describió: "La fermentación la hacen en vines o en roll fermentor, de que depende, logística, cuando está el roll va allí, cuando esta ocupado va a vines. Lo importante es procesar la uva en el momento. Se cría en barricas Taransaud T5, barricas super especiales, que no se consiguen fácilmente ni las utiliza todo el mundo. La historia es conocida, pero brevemente, cuando empieza el proyecto Superuco, Matías dice, bueno, ¿cuál es la búsqueda?, tratar de hacer vinos como los mejores del mundo. Entonces ¿que necesitamos?, Gualtallary, perfecto, necesitamos malbec y cabernet franc, listo, necesitamos las mejores barricas, ¿cuáles son?, Taransaud T5, entonces, llamaron y les pidieron cinco barricas, y le dijeron, no, olvídense. Entonces, Matías se fue a Taransaud, allí lo reciben y les cuenta quién era y sobre el proyecto. Ahí le dijeron, que no podían creer que había viajado hasta allá, y cuantas barricas necesitaba, y así luego de esperarlas y pagarlas una buena cantidad de euros se hicieron con ellas. Les compraron tres veces, la primera vez en el 2011, por ende toda esa añada tiene barrica nueva, luego en el 2012 y en el 2014.

Respecto a la uva, sale de Tupungato Winelands Finca 79 la de todos los SuperUco Gualta, aproximadamente 65% malbec, 35% cabernet franc. La uva se pisa a pie, sin maquinarias porque no hay tecnología, fermenta en vines o roll y luego va a barrica mínimo dos inviernos según Matías Michelini, es decir, entre 14 y 16 meses. Porque lo de los dos inviernos, porque al hacer vinos lo más natural posible y después no los filtras, el invierno lo que hace es que sedimente todo. El primer vino, el 2011 fue 100% barrica nueva, el 2012 tuvo de 1º y 2º uso, 2013, 2º y 3º uso, 2014, vuelven a comprar barricas y ahí tienen de primer, segundo y tercer uso".

A la mayoría les gustó mucho más la 2013, porque le a las otras dos le encontraron más notas a la barrica. En cambio, para otros, la 2011 fue la mejor de este flight. Todos coincidieron que la diferencia entre añadas fue clave, dado que la 13 fue muy superior en condiciones climáticas y calidad de uva a la 11 y 12.


SUPERUCO GUALTA 2014, 2015 Y 2016($4400)




"Acá se nota más juventud en este flight, y añadas mucho más frías que para estos vinos es vital. Si bien en el 2014 se volvió a comprar barricas nuevas, el vino no tiene 100%", agregó Buonsante. La mayoría coincidió que el 2016 fue el mejor de este vuelo. La 2015 fue una añada un poco más cálida que la 14 y 16. Para varios la 16 fue el más fino y elegante de las seis añadas. En cambio, otros prefirieron la 2014 por su equilibrio.


 SUPERUCO FRATELLO 2012, 2014 ($4400) Y SUPERUCO FIGLIO 2014




"El Fratello 2012 es syrah de Tupungato Divino, el 2014 es un malbec-cabernet franc de Altamira y el SuperUco Figlio 2014 es un cabernet sauvignon también de Altamira", aclaró el sommelier. En general, la mayoría opinó que fue un flight muy parejo. Para algunos les gusto más el syrah y para otros el Fratello 2014.


SUPERUCO SORELLA 2014, 2015 Y 2016 ($4400)




Martín advirtió: "Son todos cabernet franc pero hay uno que es distinto. El 2014 y 15 es de Gualtallary y la 16 es de Altamira". A este último lo notaron más cárnico y con un poco más de pirazina que a los de Gualtallary. Para la mayoría el 16 era el mejor vino o podría llegar a serlo, por su mejor boca y mayor profundidad, pero el 14 estaba en su mejor momento. Respecto a la 2015 no les gustó a varios por algunas notas confusas.


SUPERUCO CHACAYES 2016 ($4400) Y SUPERUCO BLANCO 2016